Es inevitable que con el frío nuestros hermosos y sensuales labios sufran de resequedad, aunque también puede deberse a falta de humectación entre otros factores. Toma nota con estos consejos para tratar los labios resecos.

Los labios son susceptibles al medio ambiente

Un ambiente frío puede producir resequedad en los labios pero también puede hacerlo una temperatura caliente, los labios pueden ser quemados por el sol incluso en días nublados.

No se trata sólo del clima

Los alimentos picantes y los ácidos de los cítricos pueden ser causa de irritación y resequedad labial. A su vez, los cosméticos diseñados para agregar volumen a los labios contienen químicos que los irritan intencionalmente para ello. Fíjate en ingredientes como capsaícina, menta y mentol y evítelos.

Consejos para cuidar los labios

Antes que nada, una buena alimentación, que contenga altas dosis de vitamina B y hierro, para evitar la descamación de los labios. Toma en cuenta estos puntos para tener unos labios sanos y bonitos.

giphy-2

Hidrátalos constantemente por dentro y por fuera

Utiliza el bálsamo que más te guste, solo asegúrate que disponga de protector solar con factor 15 o superior para evitar lesiones por la exposición a los rayos ultravioletas. Bebe mucha agua (8 a 10 vasos al día) para compensar la falta de hidratación ya que es muy importante humectar tu piel desde el interior de tu organismo.

Exfoliar los labios ayudarán a la eliminación de piel muerta y renovar el tejido. Una vez a la semana con dos cucharadas de aceite de coco, dos cucharadas de azúcar morena y una cucharada de aceite de oliva o esencia calmante. ¡Disfrútalo!

foto 3 (2).jpg

Finalmente, toma vitaminas A, B, C, B2 y E. La miel es una buena crema hidratante y posee propiedades anti bacterianas para tratar los labios partidos. Aplícala solo de 2-3 veces al día.

foto-4-1

¡No lo hagas!

El error más habitual frente a los labios secos es humedecerlos con saliva porque esto lo empeora, ya que al secarse el líquido, se va también la poca hidratación que les quedaba. El resultado: estarán más secos que antes.